«

»

Mar 31 2017

Imprimir esta Entrada

CARTA A LA EX-COMANDANTE ZAIDA CANTERO

Estimada ex compañera, Comandante Zaida:
He leído hoy en prensa que quieres quitar a los “pater”, como apoyo espiritual, a los soldados de los Ejércitos, entre los cuales me encuentro con el empleo de Teniente Coronel, aunque en la explicación de tus razones se encuentren, perdóname la irreverencia, y si es que las hay, mil y una puerilidades, en el más benigno de los casos.
Para tener imaginativa militar hay que poseer tres cosas: tino, medida y compostura; hay una cierta medianía en aquello en que podemos guardar nuestra reputación y la de otros…, no seas muy rápida en el hablar ni te adelantes jamás, ni respondas antes de entender bien de la materia de que se trata, ni antes de tener bien entendido lo que dicen aquellos con aquel con quien hablas; el español, y el militar en concreto, que te ha calificado de inútil para cualquier ejercicio de profesión, te han llevado al parlamento para que, supongo, tengas templanza y moderación, sin presunción ni menosprecio ni mucho menos desvergüenza y te ha encargado, como al resto de los electos en listas, no individualmente, con encarecimiento, que no tomes autoridad de hablar cosas que molesten y pesen a las gentes de oírlas.
Con ello no te invito a que pierdas el tiempo en otras cosas sin tasa ni medida porque hay un abismo entre lo que condenas, apoyo espiritual a los miembros de los Ejércitos por parte del “pater”, y lo que aconsejas.
Te lo digo en unas palabras que no pasan de un corto rato amigable, cordial, culto, si me permites, donosa, medida y plática instructiva. Y por avalar esta sucesión de adjetivos con la firma de otros tantos de nuestros autores clásicos, te brindo algunos sazonados frutos del ingenio ajeno:
“¡Cuán poco cuesta, dice Luis Vives, saludar, ser afable, ser bien criado, honrar a todos¡, y es de considerar cuán gran fruto da una cosa que tan poco cuesta; cómo por aquí os hacéis bien quisto; cómo ganáis muchas amistades; y por el contrario, como os tienen todos sobre ojo, o cómo perdéis las amistades que tenéis ganadas, si sois en esto descuidado”. ¡Cuán grandísima simpleza es no querer ganar la buena voluntad y el amor de todos por una cosilla que tan poco cuesta¡”.
Él mismo te aconseja que seas culta en tus conversaciones y que te guardes como de ponzoña de la desvergüenza y suciedad, porque “las ruines conversaciones o las pláticas sucias estragan las buenas costumbres”; pero ello no excluye el donaire y la jovialidad que “un grano de donosidad, es ahora Baltasar Gracián quien habla, es plausible realce en el más autorizado; pero dejarse vencer por la inclinación en todo tiempo es venir a parar en hombre de dar gusto por oficio de dichos y aparejador de la risa”.
Como decía Jovellanos a su hermano, “diviértete en la comedia, en el paseo, en las conversaciones de los buenos amigos, y en cualquiera otra recreación,(…). Pero nunca faltes a tu deber por divertirte, pues sobre ser difícil que lo logres con ánimo tranquilo, la experiencia te habrá enseñado que las inquietudes que acarrean las faltas de servicio, importan mucho más que el vano gusto de divertirte algunos momentos”.
Y te puedo añadir que no sólo no son nocivos esos esparcimientos, sino que de ellos puedes siempre sacar algún provecho para tu espíritu necesitado por una mala experiencia, si éste, abierto a todas las sugestiones, descubre en el mismo matices, ideas y sentimientos que hubieran quedado ocultos sin el estímulo venido del exterior.
Permíteme que te diga que es posible que sea mejor para todos que te dediques a calmar tu espíritu; la preocupación que tienes de proporcionar “tranquilidad espiritual” a los soldados parece que riñe con algo de lo que ya son poseedores los miembros de los Ejércitos tal y como están.
Enrique Area Sacristán.
Teniente Coronel de Infantería.
Doctor por la Universidad de Salamanca.

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Artículos relacionados

Enlace permanente a este artículo: http://www.defensa-nacional.com/blog/2017/03/politica-defensa/carta-a-la-ex-comandante-zaida-cantero/

19 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Juan Romero

    No suelo leer mucho en la pantalla del ordenador, porque a mi vista, cansada por 56 años de uso y tras una jornada de trabajo delante de otro ordenador, pues que no le gusta mucho….pero aquí me he detenido, mire usted por dónde, porque me ha atraído la lectura y lo peor… es que me he recreado en ella al menos un par de veces.
    Nada me molesta más, que me hablen alto, pero si me tocara recibir semejante mensaje, sin gritar,…a mi, se me caería el alma al suelo… y tardaría en recogerla, al menos, el tiempo de reflexión sobre la verdad y lo que no quería oir. Grande!.

  2. Eduardo Santamarina

    Si la fiscal del caso del acoso fue una que hace auto de fe de lo que dice el denunciante y lo considera prueba suficiente, acato pero no comparto la sentencia. Si fueron hechos probados, además de acatarla, la comparto y punto. No hago más sangre contra el condenado; ya tiene bastante.
    De la carta, con su contenido, no puedo más que estar de acuerdo con lo contenido en ella como con la forma de expresarlo. Me ha parecido genial.
    Con los comentarios, también estoy muy de acuerdo: se nota rencor, odio y un indisimulada y clara intención de destacar. También, cuando habla, se ve que su fondo intelectual está mal alimentado y su rictus denota la animadversión que siente contra todo lo que “huele” a milicia. ¿Envidia?
    Creo que, quien no puede desarrollar ningún trabajo (y ese fue el motivo de su baja y posterior retiro de las FFAA) es que no puede hacer NINGUNO y si lo realiza su pensión de clases pasivas debe recortarse al 50 % o, inclusive al 100 % pues sus remuneraciones como Diputada, proceden de Presupuestos Generales del Estado.

  3. Chemari

    En las profesiones de alto riesgo la espiritualidad es un apoyo extraordinario. Si ves la retransmisión de una corrida de toros verás que todos los toreros se santiguan a la vista del público y visitan la capilla
    Si quieres aprender a orar métete en el mar dice un refrán español, refrán que es válido par cualquier actividad militar, vuelo, paracaidismo, defensa y combate en general, y nadie mejor que el Pater te va a ayudar en tu necesidad de orar, dar consuelo al herido y conducirte al mas allá por el mejor camino si “caes”.
    Además el Pater tiene otros cometidos con los heridos y fallecidos, cometidos de tipo documental y de comunicación con familiares.
    Lo mismo que hace falta el médico en las Fuerzas Armadas para el cuerpo, hace falta el Pater para el alma y ambos levantan el ánimo del combatiente.

  4. Juan soto

    No seré yo, el primero que la defienda…que no, máxime por sus últimas actuaciones desde que es política, y aunque lo cortés, no quita lo valiente, mal lo tuvo que pasar esta muchacha, justamente antes de perder la condición de militar…eso no hay quien lo justifique.
    En lo referente a lo que el asunto atañe, tengo claro, que el resentimiento y odio a la institución, es lo que la ha llevado a tan desafortunada petición.

    1. Laura

      Hola Juan como soldado de capital mia que fue ya le digo yo que no creo yo que ella sufriera tanto como me hizo ella a mi todo lo que denuncia creo segura y firme que es mentira

  5. sahariano

    Esa mujer, ni es militar, ni tiene espíritu ni tiene nada; lo que si tiene es una pensión de 2085€ mensuales procedente del Ministetio de Defensa y no vale ni como militar, ni como persona pero como en la cueva entran hasta l@s más inútiles, una mas no importa.

    1. Alejandro

      Lo que tuvo, es un buen profesor. Te lo aseguro.

  6. Miguel Ángel Garcia Alvarez

    El comentario de la comandante se entiende en tanto que no se piense, o mejor dicho en el más allá, pero, la vida militar está siempre pendiente de riesgos constantes, donde la vida y la muerte se conjuga, en apartados lugares de servicio y en momentos finales, quien no piensa, llama al Páter,por si acaso.

  7. Joaquín Fdez Echevarria

    Pero esa mujer sabe algo de lo es espíritu Militar, qué pena confundir ser militar con ser funcionario /asalariado del Ministerio de Defensa, ser Militar es algo más, es un estilo de vida que invade todas las esferas de la propia vida en defensa de la Patria

  8. LÓPEZ

    Muy bien Pater,

  9. Matias

    Ya va siendo hora de callar la boca de algunos resentidos. Enhorabuena mi Teniente Coronel.

  10. Maximo

    Muy buena carta a esta impresentable ex militar de la que de haber habido una selección responsable en las FF.AA esta sra no hubiese formado parte de ellas nos desonra con todo lo que ha hecho hasta ahora

  11. JOSÉ ANTONIO

    RESPUESTA AJUSTADA A TAMAÑA FELONÍA, COMO NOS DEJÓ ESCRITO NUESTRO INSIGNE LITERATO DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA “….LA MILICIA NO ES MÁS QUE UNA RELIGIÓN DE HOMBRES HONRADOS. “

  12. PEPE

    Excelente articulo, que sabe de lo que habla y que con una elegancia y donosura, que si esta Diputada electa, tuviera un poco de vergüenza, le daría que pensar, a lo mejor, es que sus taras a consecuencia de sus ataques personales en las filas de las Fuerzas Armadas, la hayan dejado peor de lo que dicen, al parecer sus Informes Médicos, que mucho sospecho, que no fueron para tanto…….porque ¿Cómo puede ser que era inútil para unas cosas y esté útil para otras?, ¡¡que tonto, ando, es que para ser Diputado, parece ser que no se requieren plenas facultades!!!, esto que sería de denuncia en Juzgado, por tener una minusvalía Total e incapacidad total para el Servicio, bueno hay que mirarlo por la parte buena….¡¡¡De la que nos hemos librado!!!, pero esta Casta…..es efectivamente gastosa para España…..me refiero a sus señorías, que cada día se respetan asimismo menos.
    Muy bien, por el articulo y esperemos ir desmontando las mentiras de algunos…….

  13. Pedro

    Extraordinario, fabuloso,pluma exquisita, De.Enrique.Un fuerteabrazo

  14. Pedro

    Extraordinario,fabuloso.Don Enrique. Un fuerte abrazo

  15. Cabo 1°. Arevalo Caballero

    Es la mejor explicacion que se le puede dar a esta mujer,,,,con la palabra y acierto que tan ilustre pater ha dado,,,
    Que fui por decadas militar y con Cristo siempre me senti,,,

  16. Corso

    Muy bueno, don Enrique

  17. Francisco Cobos Sànchez

    Muy suave has sido compañero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *