«

Jun 05 2018

Imprimir esta Entrada

“Habría que impedir que el 0,7 % de los votantes impongan sus criterios políticos al resto de los españoles”

AR.- Tras el “shock” que para muchos ha supuesto la llegada de Pedro Sánchez al poder, apoyado por izquierdistas radicales, proetarras y separatistas, el teniente coronel de Infantería Enrique Área Sacristán da un paso al frente y se pronuncia sobre éste y otros hechos relacionados con el papel de las Fuerzas Armadas en el actual contexto de la inquietante vida española.

Jefe de la sección de Propiedades de la Dirección de Acuartelamientoy doctor por la Universidad de Salamanca, pocos militares coordinan el análisis profundo y la trascendencia histórica de España como el teniente coronel que recobra el ánimo y reaviva su vocación castrense al hablar de los asuntos defensivos como su principal fuente inspiradora.

– La dependencia de Pedro Sánchez del discurso de Podemos para desproteger presupuestariamente a nuestras Fuerzas Armadas es un riesgo que puede llegar a contradecir las exigencias que impone la OTAN a sus países miembros. ¿Qué opina?

Solamente Luxemburgo invierte menos del 0.9% del PIB, dato oficial de la inversión que ejecuta España en materia de Defensa.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, considera que España “contribuye muy poco a la Defensa” de la Alianza. Es una afirmación bastante recurrente pero que queda constatada una vez analizado el informe anual de la OTAN de 2016 publicados días pasados.

Según ese informe, de los 27 países miembro que forman parte de la OTAN, solamente Luxemburgo (0.42% del PIB) invierte menos en Defensa que España (0.90% del PIB español). Una cifra que María Dolores de Cospedal ha asegurado que va a aumentar, en aras de alcanzar el 2% que exige la OTAN, y ahora Estados Unidos.

Los países que más gasto dedicaban a defensa en 2016 son Estonia (2,4% del PIB), Grecia (2,1%), Reino Unido (2%) y Francia (1,8%).

Por el contrario, los que menos gastan en este capítulo eran Irlanda (0,3%), Luxemburgo (0,4%) y Malta y Austria (0,6%). España se sitúa en la parte baja de la tabla en el puesto 18 con un 0,9% del PIB.

De hecho, no ha sido hasta que Donald Trump ha cuestionado la participación de Estados Unidos en la Alianza del Atlántico Norte cuando el secretario general de la OTAN se ha puesto firme con los Estados miembro.

El ejemplo se pudo observar hace escasas semanas, cuando Stoltenberg rechazó el plan que le había propuesto Dolores de Cospedal. La ministra de Defensa ofreció mayor despliegue militar español en las áreas movilizadas, pero a cambio de una relajación en la exigencia del 2%. Algo que rechazó tajantemente el secretario general de la OTAN, que defendió que ninguna de las dos cosas es negociable.
En los presupuestos que se aprobaran para este ciclo aparece ese 2 % del PIB en defensa. El PSOE ha prometido mantenerlos. Habrá que ver hasta qué punto pueden modificar sus obligaciones con la OTAN. Me parece muy difícil que lo puedan cambiar. No obstante, aunque todo es factible de empeorar, España lleva incumpliendo con la OTAN en materia presupuestaria desde su ingreso.

– Es preciso que insista: ¿cómo puede conjugarse una política de Defensa con el discurso antimilitarista y populista de Iglesias?

Una cosa es lo que se dice en público y otra muy diferente lo que se puede realmente hacer, amén de saber a ciencia cierta cuáles son las verdaderas intenciones del interlocutor. Según el cuadro adjunto, es el ministro de Defensa el responsable del desarrollo y ejecución de esta Política, determinando y formulando el proceso de Planeamiento de la Defensa; por el que trata de definir y obtener una entidad de Fuerza con unas capacidades militares que se deducen de los objetivos establecidos en la política de Defensa, así como reflejar los criterios de actuación, preparación y eficacia de aquéllas.

El Planeamiento de la Defensa constituye un proceso unitario, en el que los distintos actores participan con “una sola voz”; concurrente, trabajando simultáneamente las distintas Autoridades de Planeamiento, con la contribución de los Ejércitos; y lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios que puedan producirse, en el que cada una de las Autoridades que participen en el mismo realizan actividades de planeamiento en su ámbito de competencia y en el que se garantiza la armonización de sus esfuerzos.

El proceso de Planeamiento de la Defensa se desarrolla en un ciclo de cuatro años, los dos primeros de ejecución propiamente dicha y los dos siguientes de revisión. Las directrices emanadas de la Directiva de Defensa Nacional, es la base que orienta el proceso. Los resultados de cada ciclo de planeamiento y el estado de ejecución de los Planes de Recursos que de él se derivan constituyen los elementos de referencia y realimentación para el siguiente ciclo.

El Planeamiento se proyecta sobre horizontes temporales que estudian las necesidades a largo plazo, quince/veinte años para la preparación del futuro de las FAS; a medio plazo, seis años, para programar con detalle la aplicación de los recursos y, finalmente a corto plazo, tres años, para determinar las necesidades presupuestarias y realizar los ajustes en la programación de recursos.

Se articula en dos partes el Planeamiento Militar, que comprende el Planeamiento de Fuerza y el Planeamiento Operativo y el Planeamiento de Recursos que se divide a su vez en Planeamiento de Recursos Financieros, Planeamiento de Recursos Materiales y Planeamiento de Recursos Humanos.

Los principales actores en el Planeamiento de la Defensa son los que se exponen a continuación:

El Presidente de Gobierno establece las directrices para el desarrollo del planeamiento con la firma de la DDN. Por lo que, si estas fuerzas políticas no llegan a gobernar, jamás podrán llegar a desarrollar la Directiva de Defensa Nacional. Además, aprueba el Objetivo de Capacidades Militares.

El MINISDEF inicia el ciclo con la promulgación de la Directiva de Política de Defensa, a propuesta de SEGENPOL. Posteriormente, aprueba el Proyecto de Capacidades Militares.

Así pues, es muy difícil que se deba conjugar una política de Defensa que ya está en marcha y aprobada por el Gobierno para este ciclo de 20 años por Podemos sino llegan a gobernar.

En otro orden de cosas tenemos el caso griego en el que con una organización paralela a Podemos, se ha incrementado el gasto en Defensa.

– ¿Con qué argumentos rebatiría la demagogia extremista de que España paga armamento de guerra mientras recorta en sanidad, educación, becas o investigación?

El mundo vive hoy cambios profundos que tienen evidentes consecuencias en la estructura, organización y funciones de los Ejércitos. España debe acomodarse a esas transformaciones, para asegurar su propia seguridad y defensa y para contribuir a la paz y a mejorar el orden internacional.

Desde la promulgación en 1980 de la Ley Orgánica sobre Criterios Básicos de la Defensa Nacional y la Organización Militar, modificada parcialmente en 1984, han cambiado profundamente el marco internacional de referencia y la propia sociedad española sin que se haya alterado, básicamente, el modelo organizativo de nuestras Fuerzas Armadas.

El nuevo reclutamiento de nuestros Ejércitos, la desaparición del servicio militar obligatorio y la implantación de un modelo de Fuerzas Armadas profesionales son cambios tan relevantes que reclaman una legislación orgánica de la Defensa adaptada a ellos.

El escenario estratégico ha visto desaparecer la política de bloques que protagonizó la guerra fría y emerger la globalización y un nuevo marco en las relaciones internacionales. Al mismo tiempo, junto a los riesgos y amenazas tradicionales para la paz, la estabilidad y la seguridad, surgen otros como el terrorismo transnacional con disposición y capacidad de infligir daño indiscriminadamente.

Disminuyen las guerras de tipo convencional, pero proliferan conflictos armados que, tanto por sus causas como por sus efectos, tienen implicaciones notables más allá del lugar en donde se producen. Hoy, además de un derecho básico y una necesidad de las personas y las sociedades, la seguridad es un reto, y lograr que sea efectiva requiere la concurrencia de la Defensa como uno de los medios necesarios para alcanzarla, junto a la defensa de los derechos humanos, la lucha por la erradicación de la pobreza y la cooperación al desarrollo, que también contribuyen a este fin.

En el ámbito de la seguridad y la defensa, la interdependencia entre los Estados es considerable, por lo que éstos se agrupan en organizaciones que fomentan, desarrollan e incrementan los niveles de estabilidad, como la Organización de las Naciones Unidas y la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea. Desde 1980 España se ha incorporado a la Organización del Tratado del Atlántico Norte y a la Unión Europea Occidental. Además, la Constitución Europea, ratificada recientemente en referéndum por nuestro país, establece las bases para construir una auténtica política de seguridad y defensa común en el marco de la Unión Europea.

Nuestra estrategia debe fundamentarse en un sistema multilateral de acciones e iniciativas, basado en el reconocimiento de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene la responsabilidad fundamental en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales.

Asimismo, debemos tener en cuenta la revolución tecnológica de las últimas décadas, algunas de cuyas innovaciones proceden del propio entorno de la Defensa o bien han encontrado aplicación en el mismo.

La proyección internacional de España y de nuestra política de defensa en el conjunto de la acción exterior hace que, desde finales del siglo XX, nuestras Fuerzas Armadas vengan actuando fuera de nuestras fronteras como observadores, como fuerzas de interposición, de mantenimiento de la paz y de ayuda humanitaria.

En relación con las misiones en el exterior, las Cortes Generales, que representan la soberanía nacional, deben tener una mayor participación y protagonismo. La Ley somete a su debate las decisiones gubernamentales y regula de manera concreta las condiciones que deben cumplir.

La organización de las Fuerzas Armadas, integradas en el Ministerio de Defensa, responde a los principios de jerarquía, disciplina, unidad y eficacia. La Ley establece el mandato de regular las reglas esenciales para el cumplimiento del deber por parte de quienes integran la organización militar. Estas reglas, inspiradas en la tradición de nuestros Ejércitos y de la Armada, han constituido su guía de conducta y, de este modo, cobran ahora una renovada importancia. En cuanto a los recursos de la Defensa Nacional, su aportación se apoyará en el principio de contribución gradual y proporcionada a la situación que sea preciso afrontar.

Para conseguir una respuesta progresiva ante situaciones de crisis o conflictos armados se requiere una organización apropiada y eficaz, con suficiente grado de estabilidad, que integre la aportación de toda clase de recursos necesarios para la preparación civil y en la que intervendrá también el Consejo de Defensa Nacional.

La desaparición del servicio militar obligatorio exige que se prevea con mayor relevancia el derecho y el deber que los españoles tienen de defender a España, según lo establecido en el artículo 30 de la Constitución, para lo que se refuerza y actualiza la posibilidad de incorporación de los ciudadanos, como reservistas, a las Fuerzas Armadas.

-Un Gobierno de España sustentado por partidos políticos abiertamente contrarios a la existencia de España. ¿Pensó alguna vez presenciar algo similar?

Objetiva y rigurosamente hablando no hay más partidos que sean contrarios a la unidad de España que los nacionalistas excluyentes y los de extrema izquierda. Los otros ven España de diferente manera a como la ven otros. Se habla de un Estado federal que ya tenemos desde hace 40 años, se habla de distintas naciones que son inventadas como decía Gellner…; hay que esperar, no es la primera vez que esto ocurre. Ya sucedió con la primera República y el cantonalismo.

-A los que tuvimos la suerte y el honor de completar nuestro servicio militar se nos enseñó a amar a la patria, incluso vertiendo por ella nuestra sangre si peligrara su existencia. ¿Se equivocaron entonces nuestros instructores o se equivocan hoy los que nos piden que aceptemos el probable desmoronamiento de la patria, fruto de las concesiones del Gobierno a los separatistas?

No nos echemos ahora a la cabeza el horror de las concesiones a los separatistas. Estas ocurren desde principios de la democracia con la Ley de Amnistía. Por aplicación de la Ley electoral que tenemos en España, es muy difícil gobernar sin el apoyo de los nacionalistas en casi todas las legislaturas. Habría que cambiar la Ley electoral para impedir que el 0,7 % de los votantes impongan sus criterios políticos al resto de la población española. Se me ocurre el caso portugués o el caso alemán, en los que podríamos asemejarnos.

– ¿En qué cree que cambiarán nuestras Fuerzas Armadas con el nuevo Gobierno?

Yo creo que el nuevo Gobierno no sólo no va a cambiar nada de las Fuerzas Armadas sino que por el tiempo que va a estar no va a poder hacer nada. Los cambios ya los introdujo la ministra Chacón en su momento y no espero que los socialistas estén pensando en realizar una revolución en algo que ya funciona.

– La excomandante Zaida Cantero podría ser la nueva ministra de Defensa. La paridad entre hombres y mujeres dentro del Ejército sería probablemente uno de sus objetivos prioritarios. ¿Debería inquietarnos que un Ministerio tan crucial para la seguridad de la nación pueda llegar a estar tan fuertemente ideologizado?

El ministro de Defensa es un Gestor Político-económico y no se inmiscuye en el funcionamiento interno de los Ejércitos por término general. Otra cosa es que una persona que ha sido dada de baja de los Ejércitos por un problema de adaptación a los mismos sea nombrada ahora la gestora política de los mismos; desde mi punto de vista absolutamente incongruente.

– ¿Puede el Ejército transmitirle su malestar al jefe del Estado por los graves acontecimientos que se viven en España?

Entiendo que la relación entre Su Majestad y las élites de los Ejércitos tienen un dialogo muy fluido. Tanto malestar tiene que tener SM Felipe VI como el JEMAD, el JEME, el AJEMA y el JEMA en los asuntos que conciernen a la unidad nacional. No son ajenos a lo que pasa en España. No están encerrados en una vitrina.

– Usted está unido familiarmente a víctimas de ETA. Parece que entre los acuerdos de Sánchez con el PNV figura el acercamiento de presos etarras a cárceles vascas…

Habrá que esperar acontecimientos, pero, por mí, mientras cumplan sus penas íntegras en una cárcel de alta seguridad, estaré tranquilo.

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Artículos relacionados

Enlace permanente a este artículo: http://www.defensa-nacional.com/blog/2018/06/nacional/habria-que-impedir-que-el-07-de-los-votantes-impongan-sus-criterios-politicos-al-resto-de-los-espanoles/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *