Las cifras objetivas de la represión.

La actualidad de la exhumación del Generalisimo me lleva a aclarar, sin atreverme ni de lejos a fijar valoraciones diversas ante el hecho trágico de las muertes por represión, las cifras que ofrece Ramón Salas para el periodo estricto de la guerra civil: son 72.500 como pérdidas nacionales en zona republicana y 35.000 como pérdidas republicanas en zona . Hay que tener en cuenta que la justicia y la represión de los nacionales actuaron, entre la guerra y la posguerra, sobre las cincuenta provincias españolas mientras que el territorio del Frente Popular, con excepciones poco significativas, se fue reduciendo paulatinamente desde la fijación de los frentes y las zonas a primero de agosto de 1936. Por tanto, hay que añadir un nuevo renglón de víctimas; las que se produjeron por la justicia militar desde el final de la guerra civil, que son evaluadas por Ramón Salas, con actitud muy crítica, en unas 23.000.

Si la cifra de Ramón Salas para las víctimas del terror rojo está próxima a la verdad, 72.500 víctimas, la cifra de eclesiásticos, trece obispos, 4.185 sacerdotes, 2365 religiosos, 283 monjas, obtenida en la rigurosa investigación de monseñor Antonio Montero en su libro “La persecución religiosa en España”, con un total de casi siete mil víctimas, que habrá que aumentar en casi 20.000 si incluimos en el total a los católicos que fueron asesinados por serlo, nos hace ver que con la cifra de mínimos garantizada por la investigación de monseñor Montero el número de mártires eclesiásticos equivale al diez por ciento de todas las víctimas en zona roja, mientras que si aceptamos esa cifra probabilísima de al menos treinta mil católicos sacrificados por serlo, resultará que casi la mitad de las víctimas nacionales en zona roja sufrieron un auténtico martirio. Me remito al libro de don Vicente Cárcel Ortí, riguroso especialista en esta materia, “La gran persecución, España 1931-1939”, para que se pueda comprobar que la persecución española contra la Iglesia fue la más sangrienta de toda la Historia Universal desde los tiempos de Cristo hasta hoy, sin excluir las persecuciones de Roma, del islam, de la Revolución francesa y la Revolución soviética. Pío XI y Pío XII creyeron que los mártires de la cruzada fueron verdaderos mártires. Luego Juan XXIII y Pablo VI, sin duda por motivos políticos o información insuficiente, congelaron los procesos de beatificación, que reabrió Juan Pablo II que canonizó a varios durante su papado y beatificó a mas de 240 según cifras del doctor Cárcel.

Las pérdidas humanas de España por el exilio han sido fijadas por Jesús Rubio, una vez regresados a España la mayor parte de quienes huyeron en febrero de 1939 por la frontera catalana, en un total de 162.000 personas, de ellos 100.000 antiguos combatientes y 40.000 civiles refugiados en Francia, 6.000 en la URSS Y 8.000 en México.

Luis Suarez apunta con exactitud que Franco no firmó una sola sentencia de muerte; no era ese su cometido, Y cuando se le proponía la concesión del “enterado” para las sentencias de muerte decididas en los consejos de guerra, “ejerció el derecho de indulto por encima del cincuenta por ciento de las sentencias pronunciadas”, según esta investigación de Luis Suarez.

Hablemos, pues, de la búsqueda de la verdad de un soldado español ejemplar, como queda atestiguado en su Hoja de Servicios, aportando datos históricos de las represiones de ambos bandos de una guerra civil que sólo la quiso el Frente Popular.

Enrique Area Sacristán

Teniente coronel de Infantería

Doctor por la Universidad de Salamanca

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Impactos: 233

Artículos relacionados

Enlace permanente a este artículo: http://www.defensa-nacional.com/blog/2019/03/memoria-historica/las-cifras-objetivas-de-la-represion/

1 comentario

    • Mendieta en 20 marzo, 2019 a las 11:13
    • Responder

    Me parece logico que te agarres como a un clavo ardiendo a las cifras que a ti te convienen, y solo des la de algún historiador afecto, ¡y yo que esperaba otra actitud en ti!, como bien demuestras los represaliados en zona republicana están muy bien catalogados y su numero es claro, pero los de la zona sublevada están todavía sin contar, ten en cuenta que esparcidos por el país hay mas de cien mil por desenterrar y no los veo en tus cuentas, por no hablar de casos particulares como por ejemplo mi tío Jose Ramón, con 18 años y viviendo en Santurce se apunto a los gudaris y estando de patrulla le cayo una bomba cerca y le lleno la espalda de metralla, de la cual le seguían saliendo esquirlas cuarenta años después, total que estando ingresado pasado un mes al entrar los “gloriosos” requetés en el hospital preguntaron quien de los convalecientes quería apuntarse al no menos “glorioso” ejercito nacional, inquirieron al de la primera cama contestando este que no y sacando el carlista su arma le dio entre ceja y ceja, inquirió al de la segunda cama, mi tío, y dijo que si que el se apuntaba que donde había que firmar, como el todos los presentes, cuando se recupero lo mandaron a Teruel y allí acabo la guerra, pero lo mas curioso es que al haber estado con los sublevados fue considerado mutilado de la “gloriosa” cruzada y consiguió un trabajo en el puerto franco de Santurce aunque la bomba que lo hirió estaba fabricada en Italia lanzada por un piloto italiano en un avión italiano a las ordenes del general Mola, en tus cifras el entra en el bando sublevado y los que estaban con el tambien, espero te haya gustado este sucedido de mi familia, si te interesa tengo muchas mas historias familiares de esas fechas, eso si, casi todas tristes aunque clarificadoras de una era “gloriosa”.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.