¿De dónde proviene la expresión ‘sacar a alguien de sus casillas’?

Lo mismo que sacar a uno de quicio, la expresión sacar a uno de sus casillas / hacer a alguien salirse de sus casillas significa, según el DRAE: ‘alterar su método de vida’ o ‘hacerle perder la paciencia’. Seguro que en más de una ocasión habéis utilizado la expresión ‘sacar a alguien de sus casillas’ para referidos al hecho de hacer perder la paciencia a alguien, irritarla, encolerizarla o hacer que se enfade…

Aunque algunas fuentes atribuyen el origen del dicho a la relación que existe con las casillas de un tablero de ajedrez, parece ser que realmente proviene de otro popular juego de mesa.

Según el libro El porqué de los dichos’ de José María Iribarren, ilustre lexicógrafo y escritor (entre otras muchas cosas), ésta es una expresión cuya procedencia la debemos buscar en el Backgammon (en España conocido popularmente como “Tablas Reales” o “Chaquete”) un milenario juego de tablero y fichas al que eran muy aficionados en la antigüedad, siendo jugado, sobre todo, por personas de las altas esferas (reyes, gobernantes, eclesiásticos…). Éstos solían disputar sus partidas enfrentándose a algún lacayo, sirviente o persona de menor rango y aunque los adversarios procuraban dejarles ganar, no siempre se conseguía, ya que los dados tenían mucho que ver en el devenir de la partida.

«Las tablas reales es un juego que se hace entre dos personas sobre un tablero que tiene doce casas a cada lado, huecas, en forma de semicírculo, y que juega con quince piezas cada uno, redondas como las de las damas, las unas blancas y las otras negras. Colócanse en diferentes casas del tablero, poniendo en cada una cierto número de piezas para armar el juego. Juégase con dos dados, y según los números que salen, se juegan dos piezas, o una misma si halla casa hueca donde entrar, y si la halla ocupada con una pieza sola (que entonces se llama tablala puede echar fuera del juego (la puede sacar de su casilla, digo yo), y ha de volver a entrar por el principio del tablero.»

«Dice así el Diccionario de Autoridades:

Casillas. En los juegos de tablas reales es lo mismo que casas. Sacarle a uno de sus casillas. Inquietarle, hacerle perder la paciencia”.

Aparte de esto, la expresión sacar a otro de sus casillas se acomoda mucho mejor al juego de tablas reales –donde las casillas son huecos semicirculares en los que se alojan las piezas– que al juego de ajedrez, donde el tablero es liso.»

[Iribarren, José María: El porqué de los dichos. Madrid: Aguilar, 1956, p. 126-127]

De ahí que en un momento del juego, cuando una de las fichas caía en una de las casillas que ocupaba otra del adversario ésta era echada fuera (se sacaba de la casilla) y debía volver a entrar por el principio. De ahí que muchos oponentes se irritasen y/o enfadasen porque ‘les habían sacado de sus casillas’.

Enrique Area Sacristán.

Teniente Coronel de Infantería.

Doctor por la Universidad de Salamanca.

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Impactos: 59

Artículos relacionados

Enlace permanente a este artículo: https://www.defensa-nacional.com/blog/2019/08/cultura/de-donde-proviene-la-expresion-sacar-a-alguien-de-sus-casillas/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.