Felipe VI o el cuento del Rey Desnudo.

Hoy por la mañana un compañero, coronel, me ha mandado un mensaje en el que me decía:

“¿Pero es que no hay nadie que se atreva a decir, como el niño del cuento, que el rey va desnudo?”

Rápidamente me puse a buscar un resumen ameno del cuento y os lo traslado con toda mi buena voluntad por si “cae la breva” y algún portento se lo traslada a S.M.

“Érase una vez un rey muy vanidoso al que le gustaba vestir muy elegante, y que gastaba a manos llenas el tesoro del reino, comprando trajes nuevos sin parar. A aquel rey no le gustaba hacer nada más. Ni acudir al teatro, ni pasear…Vivía por y para lucir sus galas, cambiándose de ropa a cada rato y mirándose al espejo sin parar.

Un día, como en el reino todos conocían la afición y los deseos del rey, dos descarados ladrones decidieron embaucarle haciéndose pasar por sastres y vendedores de finísimas telas. Acudieron al palacio y acercándose a los soldados que custodiaban la puerta dijeron:

• Queremos ver a tu rey. Traemos finísimas y ricas telas para él.

De este modo, los pícaros y falsos sastres consiguieron adentrarse en palacio y ver finalmente al rey, frente al cual aseveraron ser los mejores sastres habidos en el mundo, y poseer los trajes más hermosos jamás vistos en ningún lugar. El rey, muy entusiasmado, pidió le enseñasen las telas que decían portar, pero, por más que lo intentaba, no conseguía ver lo que aquellos hombres decían mostrar:

• Es que esta tela, mi rey, es tan fabulosa, que solo las personas más sabias pueden conseguir verla – Exclamó uno de los dos bandidos.

• ¡Dios me ampare! – Dijo para sí el rey- Porque… ¡no logro ver nada!

Pero como el rey era tan vanidoso, no quería pasar por necio ante sus súbditos, y dijo a los falsos sastres:

• ¡Qué tela tan maravillosa y fina! ¡Hacedme un traje con ella!

• La tela es muy costosa, señor.

• ¡Qué importa el dinero! – Dijo eufórico el rey, entregándoles un saco repleto de oro obtenido del arca, en la cual, se guardaba toda la riqueza del pueblo.

Tras ello, los estafadores fingieron coser en una habitación del palacio, mientras a escondidas, reían, comían y bebían muy felices celebrando su cruel engaño.

Qué ganas tenía el rey de ver su nuevo traje. Tanto, que ni siquiera podía conciliar el sueño y se asomaba a la ventana de la habitación, en la cual se encontraban los falsos sastres, para cerciorarse de que trabajaban:

• ¡Qué ritmo! ¡Qué excelentes trabajadores! – Dijo el rey, muy contento, al observar la luz de la habitación encendida aún a altas horas de la noche.

A la mañana siguiente, el rey se levantó de la cama a toda prisa, ansioso por ver su traje.

• Precioso traje ha quedado, ¿verdad mi rey? ¿Observa bien el detalle de los bordados? – Dijo con descaro uno de los falsos sastres.

• Eeehh…Sí, es muy bonito- Contestó confuso el rey.

• Pues, ¡pruébeselo!

Y el rey, vanidoso como era, y dispuesto a mostrar a todos que también era sabio, ordenó rápidamente a su mayordomo que cogiese el traje y se lo probase.

• ¡Torpe! ¿No ves que lo estás pisando? – Exclamó enfadado el rey dirigiéndose al pobre mayordomo, que se encontraba atónito.

• ¡Qué elegante, su excelencia! – Decían los falsos y timadores sastres, casi riendo a carcajadas.

Y, finalmente, el rey decidió caminar por el palacio, altivo y orgulloso de su nuevo traje. Después, organizó toda una marcha festiva con sus soldados, para poder lucir también ante el pueblo su nuevo y magnífico atuendo real.

El pueblo, que observaba mudo e impresionado al rey, no se atrevía a decir que se encontraba desnudo. Salvo un niño, que ajeno aún a las reglas del decoro, dijo risueño:

• ¡El rey está desnudo!

Tras aquellas breves e inocentes palabras, todos se animaron a murmurar y a reír. Y el rey entendió, tras escuchar al niño y observar al pueblo, que había sido engañado por culpa de su soberbia, su vanidad y su egoísmo.”

Entre uno de los cuentos infantiles por los que Hans Christian Andersen sigue vivo en la memoria de la humanidad, figura aquel que yo recordaba como “El Rey está desnudo”, recordado hoy por mi compañero coronel tras leer el artículo de hoy opinando sobre el “discurso del Rey”, pero cuyo título es “El traje del Emperador”, historia de una estafa que nadie se atreve a denunciar por temor a que lo tomen por un tonto incapaz de ver lo que todo el mundo ve.

Lo cierto es que el rey está desnudo y hemos empezado a advertirlo. De manera convencional, sólo porque es correcto proclamarlo, los políticos ven en la educación la llave del futuro. Exaltan el estudio por razones exclusivamente instrumentales, pero no dicen (o no saben) que el saber y la belleza son en sí mismos un trabajo y no solamente una fuente futura de empleo ni un mero mecanismo para acceder a los bienes de consumo; esto sería como suponer que hombres como César Milstein o Luis Federico Leloir investigaron para poder comprarse mejores heladeras o automóviles, y sabemos que no es así.

Los cuentos nos dan la oportunidad de transmitir mensajes, valores y aprendizajes a nuestros hijos. En este cuento aprenderán que no podemos creernos todo lo que nos cuentan, que tal vez haya gente que no se atreva a decir la verdad y que hay que valorar a las personas que, como el niño del cuento, son capaces de contradecir al resto y tienen la valentía y el coraje de decir lo que piensan.

Pobre Felipe VI, pobre España. El rey va desnudo y otros muchos van en ropa interior.

Enrique Area Sacristán.

Teniente Coronel de Infantería.

Doctor por la Universidad de Salamanca.

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Impactos: 298

Artículos relacionados

Enlace permanente a este artículo: https://www.defensa-nacional.com/blog/2020/12/nacional/felipe-vi-o-el-cuento-del-rey-desnudo/

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.