Análisis de las elecciones en Andalucia.

El PSOE ha padecido el desgaste de su antiguo poder absoluto y de manera definitiva gracias a la buena gestión de Juanma y Marín durante estos tres años largos de gobernanza. Se equivocan cuando no hacen autocrítica aquellos partidos cuyo sopapo electoral ha sido de órdago y se conforman con el bajo crecimiento de Vox como pretexto para tapar su fracaso. Espadas y el PSOE han sido derrotados, certificando el peor resultado de la historia del PSOE en esta comunidad autónoma. Por fin la corrupción demostrada en los Tribunales y en la gestión de las arcas de la hacienda andaluza pasa factura. El cuarto aviso ha sido el definitivo después de 2012, 2015, 2018 y, ahora, 2022. Los expertos en analizar los votos mesa a mesa nos dirán qué daño le ha hecho la bajada de participación como dice el PSOE que ha sucedido. El hartazgo es un mal que afecta a todos. Se abre un período político nuevo. El PSOE de Pedro Sánchez ya no tiene Andalucía como feudo absoluto, ni siquiera ha llegado al millón de votos, objetivo que se habían marcado en la formación. El PP ya no sigue lastrado por la herencia de Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. Ciudadanos desaparece y se consolida el PP en Andalucía y las nuevas opciones de voto de la extrema izquierda comunista se estanca en las coaliciones que han formado muy a última hora.

Hay un movimiento general hacia la derecha en España después del golpe en Cataluña. Y lo de Andalucía es una muestra definitiva. PP ya tiene un Gobierno monocolor en el Parlamento Andaluz. Irán a la investidura y no tendrán que esperar a que Vox los apoye, como hizo Sánchez en la moción de censura del 1 de junio sin ningún tipo de escrúpulos con los bilduetarras y separatistas catalanes. El vuelco político en España continúa. Se va volviendo al bipartidismo y el CIS de Tezanos no da ni una en su análisis de proyección al ámbito nacional, aunque, por una vez, se haya parecido su previsión en estas elecciones.

Ni uno de los votos de Vox será necesario para que Juanma Moreno revalide la presidencia de Andalucía. La mayoría absoluta del PP -58 escaños- echó por tierra este domingo todas las esperanzas del partido de Abascal de volver a forzar su entrada en un gobierno autonómico y puso freno al ritmo de crecimiento que venía disfrutando la formación. Macarena Olona obtuvo 14 diputados -dos más que en 2018-, defraudando las expectativas con las que fue enviada por la cúpula del partido a Andalucía: superar los 20 escaños y emular la hazaña de Castilla y León de alcanzar una vicepresidencia autonómica.

“Si [Juanma Moreno] tan solo necesita un escaño de Vox, si tan solo necesitan una abstención de Vox para ser presidente, no lo va a ser si Vox no está dentro del Gobierno”, gritó Olona en plena campaña. Pero la realidad que ha arrojado las urnas es muy distinta. La dirigente se ha quedado muy lejos de los objetivos que la formación se había marcado. Y, sobre todo, con un resultado que será irrelevante para la conformación del Gobierno y durante la legislatura ante la mayoría absoluta del PP. Salvando contadas excepciones, como las elecciones gallegas de 2020 en las que no obtuvieron representación, se trata de uno de los peores varapalos para la formación de Abascal. Más aún con el significado especial que tiene Andalucía, el primer territorio en el que lograron representación en las instituciones en 2018.

Por su parte, la izquierda no debe tener miedo al ascenso de la derecha, que es su adversario natural y la  que siempre se la ve venir. A quien debe temer cualquier izquierda es a su propia ambigüedad, que es la que la desdibuja ante los ciudadanos. Tras estos resultados en Andalucía, a la izquierda española le toca reflexionar para poder actuar con inteligencia. Si no lo hace, se le avecinan malos tiempos como los que parece van a sobrellevar.

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Enlace permanente a este artículo: https://www.defensa-nacional.com/blog/?p=13695

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.