Hambrunas y revoluciones.

Las posibles consecuencias de una subida repentina y brusca de los precios de los alimentos básicos no deben ser infravaloradas dada la importancia que tienen en los sectores primarios las economías de Rusia y Ucrania. Especialmente en un momento en que su asequibilidad es una gran preocupación en gran parte del mundo tras el daño económico causado por la pandemia del covid-19. “En junio de 2021, la inflación de los alimentos en la región de Medio Oriente y el norte de África alcanzó el mismo nivel que durante la antesala de las protestas de la Primavera Árabe, hace una década”, advierte Michaël Tanchum, profesor de la Universidad de Navarra e investigador no residente del programa de Economía y Energía del Middle East Institute (MEI), en Washington D. C. Desde entonces, los precios no han parado de crecer.

La masiva ola de protestas que recorrió la mayoría de los países árabes en 2011, la cual desembocó en múltiples cambios de Gobierno y las guerras en Siria y Yemen, comenzó a raíz de una serie de alzas de precio repentinas en los mercados alimentarios globales. ¿Una de las razones? “En aquel entonces, los precios vertiginosos del pan en Egipto y en otros lugares de la región fueron impulsados ​​al alza, en parte, por la caída extrema de la producción en la cosecha rusa”, explica Tanchum a El Confidencial.

Existen otros precedentes. El inicio del conflicto en el Donbás y la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 provocaron que los precios del trigo se dispararan a nivel global durante los primeros meses del año, aunque se normalizaron a partir de mayo cuando resultó evidente que la respuesta de Occidente se limitaría a sanciones económicas y políticas contra Moscú y que las zonas más fértiles de Ucrania no se enfrentaban a ninguna amenaza logística. Sin embargo, la situación actual, comparada con la de siete años atrás, cuenta con dos problemas añadidos. El primero, que los precios globales del trigo se encuentran considerablemente por encima de los de aquel entonces (cerca de diez dólares por ‘bushel’ frente a los cinco dólares de enero de 2014). El segundo, que Ucrania aporta hoy en día el doble del porcentaje de exportaciones globales del alimento (12% frente al 6% de entonces).

A lo largo de 2021, el índice de precios de los cereales de la FAO no ha parado de crecer a un ritmo acelerado. Actualmente, se sitúa cerca de superar los peores niveles de las últimas décadas, impulsado por las mismas tensiones que afectan al resto de la economía mundial: interrupciones en las cadenas de suministro, altos costes del transporte, episodios climáticos extremos que lastran la producción y el precio descontrolado del gas natural, necesario para la producción de fertilizantes. “La suma de todos estos factores hace que un conflicto en Ucrania pueda tener un efecto multiplicativo, en lugar de aditivo, sobre los precios del trigo”, señalaba Alex Smith, analista para el Breakthrough Institute especializado en agricultura, en entrevista con El Confidencial.

Es probable que los países que dependen de las importaciones de trigo aumenten el volumen de estas, lo que añadirá más presión a los suministros mundiales. Egipto, Turquía, Bangladesh y la República Islámica del Irán son los principales importadores mundiales de trigo y compran más del 60 % de su trigo a la Federación de Rusia y Ucrania; todos ellos tienen importaciones pendientes. El suministro de trigo del Líbano, Túnez, el Yemen, Libia y el Pakistán también depende en gran medida de los dos países. Es probable que el comercio mundial de maíz se contraiga debido a las expectativas de que la pérdida de exportaciones de Ucrania no será cubierta por otros exportadores y a causa de los altos precios.

Las perspectivas para las exportaciones de aceite de girasol y otros aceites alternativos también son inciertas. Los principales importadores de aceite de girasol, como la India, la Unión Europea, China, la República Islámica del Irán y Turquía, deben encontrar otros proveedores u otros aceites vegetales, lo que podría tener efectos secundarios sobre los aceites de palma, de soja y de colza, por ejemplo.

Todo ello provocará, dados los datos que presento a continuación sobre producciones de Rusia y Ucrania en los sectores primario y secundario, hambrunas y revoluciones en los países de Africa, Magreb y Oriente Medio por la subida de los precios de los alimentos básicos e, incluso, por su falta en los mercados.

Vulnerabilidad máxima

En un análisis publicado recientemente por el especialista en la revista ‘Foreign Policy’, Smith destaca la enorme vulnerabilidad que ciertos países afrontan por su dependencia del cereal ucraniano. Por ejemplo, en 2020, casi el 50% de todo el trigo consumido en el Líbano procedía del país europeo. Esto, en un país donde el pan y otros productos derivados suponen el 35% de las calorías totales ingeridas por los ciudadanos y que se encuentra sumergido en la peor crisis económica en más de un siglo (desde finales de 2019, la libra libanesa ha perdido más del 90% de su valor). Situaciones similares pueden encontrarse en Yemen y Libia. “Si la invasión de Ucrania se vuelve inevitable, los gobiernos de todo el mundo deben estar preparados para reaccionar rápidamente para evitar la inseguridad alimentaria y una posible hambruna”, alertaba el texto.

El problema no se reduce a Ucrania. Rusia es, coincidentemente, el mayor exportador de trigo del mundo. El Gobierno de Vladimir Putin ha decidido finalmente invadir Ucrania y se enfrenta a sanciones económicas que van mucho más allá de las impuestas en 2014. En el paquete de medidas propuesto hasta ahora por los demócratas estadounidenses, la industria alimentaria y agrícola no aparece mencionada. Sin embargo, las sanciones contra las instituciones financieras —y el aislamiento de Rusia del sistema SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales)— dificultan cualquier tipo de comercio internacional para Moscú, añadiendo un nuevo problema a la cadena de suministro de alimentos.

Además de Kiev y Moscú, Kazajistán y Rumanía, otros dos grandes productores de cereales, dependen para exportar los alimentos del libre tránsito en el mar Negro, el cual se ve afectado en un contexto de conflicto. “Un conflicto entre Rusia y Ucrania dispararía los precios del trigo aún más. Si el conflicto es severo y llega a impedir o retrasar los envíos a través del mar Negro, las interrupciones en el suministro se volverían intolerables”, concluía Tanchum.

En Mariupol, ciudad costera en el sureste ucraniano, sabían que serían de los primeros objetivos que el Ejército ruso tomaría si finalmente se produjera una invasión. Además de estar a apenas pocos kilómetros de la actual línea de control con la zona del Donbás, cuentan con un elemento estratégico: su puerto es uno de los más importantes del país y es el acceso de Ucrania al estratégico Mar de Azov.

Con una mayoría de población ruso parlante, la ciudad es un ejemplo de lo que podría estar por venir para la infraestructura exportadora ucraniana. En 2014, ya fue controlada durante unos meses por los separatistas prorrusos y violentamente tomada por voluntarios nacionalistas ucranianos. Ocho años después, el puerto de Mariupol es una sombra de lo que fue y un ejemplo de lo que puede suceder si Ucrania es fagotizada por los rusos para la cadena de suministros del trigo. 

Los puertos ucranianos del Mar Negro han cerrado. Aun si la infraestructura de transporte terrestre se mantiene intacta, el envío de granos por ferrocarril sería imposible debido a la falta de un sistema ferroviario funcional. Los buques pueden seguir transitando por los Estrechos Turcos, un punto crítico para el comercio por el que pasa una gran cantidad de cargamentos de trigo y maíz. El aumento de las primas de seguro para la región del Mar Negro encarecería aún más los ya elevados costos del transporte marítimo, aumentando los costos de las importaciones de alimentos. Tampoco resulta claro todavía si las instalaciones de almacenamiento y elaboración permanecerán intactas y contarán con personal.

Los puertos rusos del Mar Negro están abiertos por ahora, y no se prevén grandes trastornos en la producción agrícola a corto plazo. Sin embargo, las sanciones financieras impuestas a la Federación de Rusia han provocado una importante depreciación que, si se mantiene, podría socavar la productividad y el crecimiento y, en última instancia, elevar aún más los costos de la producción agrícola.

En una reciente entrevista con El Confidencial, el director del puerto de Mariupol, Igor Barskyi, explicaba que, tras la anexión rusa de Crimea, el tráfico de grano en el puerto de Mariupol se vio reducido a la mitad y Ucrania tuvo que redirigir parte de su capacidad al puerto de Odesa. Hoy día, debido al control efectivo ruso del Mar de Azov, que bloquea muchos de los barcos, y la construcción de un polémico puente en Crimea, que limita el tamaño de los barcos que entran, el puerto de Mariupol solo servía grano a los países Bálticos y al Mediterráneo.

 “Con la invasión, es de esperar que se bloquee el puerto y todo nuestro tráfico, afectando no solo a este momento, sino al futuro también, por la pérdida de mantenimiento del puerto”, alertaba Barskyi

Sector Primario y Secundario

RUSIA

En 2018, Rusia​

  • Fue el tercer productor mundial de trigo (72,1 millones de toneladas), solo superado por China e India;
  • Era el mayor productor mundial de remolacha azucarera (42 millones de toneladas), que se utiliza para producir azúcar y etanol;
  • Fue el cuarto productor mundial de papa (22,3 millones de toneladas), solo superado por China, India y Ucrania;
  • Fue el mayor productor mundial de cebada (17 millones de toneladas);
  • Fue el segundo productor mundial de girasol (12,7 millones de toneladas), solo superado por Ucrania;
  • Fue el decimotercer productor mundial de maíz (11,4 millones de toneladas);
  • Fue el mayor productor mundial de avena (4,7 millones de toneladas);
  • Fue el duodécimo productor mundial de tomates (2,9 millones de toneladas);
  • Fue el cuarto productor mundial de repollo (2,5 millones de toneladas), solo superado por China, India y Corea del Sur;
  • Fue el segundo productor mundial de guisante seco (2,3 millones de toneladas), solo superado por Canadá;
  • Fue el tercer productor mundial de centeno (1,9 millones de toneladas), solo superado por Alemania y Polonia;
  • Fue el décimo productor mundial de colza (1,9 millones de toneladas);
  • Fue el octavo productor mundial de manzana (1,8 millones de toneladas);
  • Fue el cuarto productor mundial de pepino (1,6 millones de toneladas), solo superado por China, Irán y Turquía;
  • Fue el noveno productor mundial de cebolla (1,6 millones de toneladas);
  • Fue el cuarto productor mundial de zanahoria (1,4 millones de toneladas), solo superado por China, Uzbekistán y Estados Unidos;
  • Fue el tercer productor mundial de calabaza (1,1 millones de toneladas), solo superado por China e India;
  • Fue el segundo productor mundial de alforfón (931 mil toneladas), solo superado por China;
  • Fue el tercer productor mundial de lino (557 mil toneladas), solo superado por Kazajstán y Canadá;
  • Fue el cuarto productor mundial de garbanzos (620 mil toneladas), solo superado por India, Australia y Turquía;
  • Fue el mayor productor mundial de grosella (398 mil toneladas);
  • Fue el cuarto productor mundial de cereza (268 mil toneladas);
  • Fue el octavo productor mundial de lenteja (194 mil toneladas);

Ganadería

En ganadería, Rusia fue, en 2018,

  • 4º productor mundial de carne de pollo, con una producción de 4,5 millones de toneladas;
  • 7º productor mundial de carne de cerdo, con una producción de 3,7 millones de toneladas;
  • 7ºproductor mundial de carne de vacuno, con una producción de 1,6 millones de toneladas;
  • 6º productor mundial de leche de vaca, con una producción de 30,3 mil millones de litros;
  • 8º productor mundial de miel, con una producción de 65 mil toneladas, entre otros.
  • 7º productor mundial de lana. ​

Industria maderera y silvicultura.

La industria forestal rusa es un conjunto de industrias rusas relacionadas con la cosecha y el procesamiento de la madera. Uno de los sectores más antiguos de la economía del país acaparando además el 25% de las reservas forestales del planeta.​ Supone una actividad importante de la economía de Rusia, con una facturación de alrededor de 20 mil millones de dólares al año. Según los datos de 2015, el área forestal total ha superado los 885 millones de hectáreas, lo que representa el 45% del área total del país. Al mismo tiempo, el stock de madera estaba en el área de 82 mil millones de metros cúbicos. La parte principal de las especies de árboles coníferos comprende: pino, abeto, alerce, cedro. Las exportaciones de listones de madera supusieron el 1,13% del valor total de las exportaciones del país, y las de madera sin procesar el 0,45%.​

  • 2º puesto del mundo en cuanto a la exportación de madera aserrada,
  • 3º en relación a la de madera contrachapada y se encuentra
  • entre los diez primeros puestos en el suministro de tableros aglomerados. ​
  • 2º puesto del mundo en la exportación de papel prensa y es el principal proveedor de este producto para diversos países de Asia. Uno de cada siete periódicos editados en la India y uno de cada tres en Turquía se imprimen con papel proveniente de Rusia.​

Industria pesquera

La costa de la Federación de Rusia es la cuarta más larga del mundo después de Canadá, Groenlandia e Indonesia. La industria pesquera rusa tiene una zona económica exclusiva (ZEE) de 7,6 millones de km², incluido el acceso a doce mares en tres océanos, junto con el mar Caspio (interior) y más de dos millones de kilómetros de ríos. Según la FAO, en 2005 la industria pesquera rusa cosechó 3.190.946 toneladas de pescado de las zonas pesqueras silvestres y otras 114.752 toneladas de la acuicultura. Esto convirtió a Rusia en el noveno productor mundial de pescado, con un 2,3 por ciento del total mundial.​

En 2017 el gobierno ruso anunció una inversión de 1.200 millones de dólares en el sector pesquero a empresas con el objetivo de modernizar instalaciones y al menos el 50% de la flota. Los bajos precios en el mercado interior pueden suponer, no obstante, un lastre para la viabilidad de las compañías pesqueras e industrias derivadas. A su vez el consumo de pescado cayó en los últimos años como consecuencia de la caída de la capacidad adquisitiva de los consumidores rusos.​

Minería

  • 3º productor mundial de oro;
  • 2º productor mundial de platino;
  • 4º productor mundial de plata;
  • 9º productor mundial de cobre;
  • 3er productor mundial de níquel;
  • 6º productor mundial de plomo;
  • 9º productor mundial de bauxita;
  • 10º productor mundial de zinc;
  • 2º productor mundial de vanadio;​
  • Segundo productor mundial de cobalto;​
  • 5to productor mundial de mineral de hierro;​
  • Séptimo productor mundial de boro;​
  • 9º productor mundial de molibdeno;​
  • 13º productor mundial de estaño;​
  • 3er productor mundial de azufre;​
  • 4to productor mundial de fosfato;​
  • 8º productor mundial de yeso;
  • 10º productor mundial de sal. ​
  • 6º productor mundial de uranio en 2018. ​
  • 3º productor mundial de oro. ​

Energía

  • Mayor reserva de gas natural que es manejada por el monopolio ruso Gasprom, dueño del 94% de la producción de gas natural en Rusia. En el contexto global, Gasprom posee el 25% de las reservas mundiales de gas y el 16% de la producción mundial.
  • Mayor productor de gas natural (22% de la producción mundial)
  • Mayor exportador (22.9% de las exportaciones mundiales de gas natural). Gasprom tiene también el monopolio de los gasoductos y el derecho exclusivo de exportación, otorgados por la Ley federal de “Exportación de Gas” del 20 de julio de 2006. Gazprom también tiene el control sobre los gasoductos que salen del Asia Central controlando su acceso al mercado europeo.
  • Mayor productor de petróleo en los países no-OPEC y el segundo más grande del mundo después de Arabia Saudita y
  • Segundas reservas de carbón más grandes del mundo con 157 mil millones de toneladas.

UCRANIA

En 2018, Ucrania:

  • Fue el quinto mayor productor mundial de maíz (35,8 millones de toneladas), perdiendo ante Estados Unidos, China, Brasil y Argentina
  • Fue el tercer productor mundial de patata (22,5 millones de toneladas), solo superado por China e India;
  • Fue el séptimo productor mundial de remolacha azucarera (13,9 millones de toneladas), que se utiliza para producir azúcar y etanol;
  • Fue el séptimo productor mundial de cebada (7,3 millones de toneladas);
  • Fue el noveno productor mundial de soja (4,4 millones de toneladas);
  • Fue el séptimo productor mundial de colza (2,7 millones de toneladas);
  • Fue el decimotercer productor mundial de tomates (2,3 millones de toneladas);
  • Fue el quinto productor mundial de repollo (1,6 millones de toneladas), perdiendo ante China, India, Corea del Sur y Rusia;
  • Fue el undécimo productor mundial de manzana (1,4 millones de toneladas);
  • Fue el tercer productor mundial de calabaza (1,3 millones de toneladas), solo superado por China y la India;
  • Fue el sexto productor mundial de pepino (985 mil toneladas);
  • Fue el quinto mayor productor mundial de zanahoria (841 mil toneladas), perdiendo ante China, Uzbekistán, Estados Unidos y Rusia;
  • Fue el cuarto productor mundial de guisante secos (775 mil toneladas), solo superado por Canadá, Rusia y China;
  • Fue el séptimo productor mundial de centeno (393 mil toneladas);
  • Fue el tercer productor mundial de trigo sarraceno (137 mil toneladas), solo superado por China y Rusia;
  • Fue el sexto productor mundial de nuez (127 mil toneladas);
  • Produjo 883 mil toneladas de cebolla;
  • Produjo 467 mil toneladas de uva;
  • Produjo 418 mil toneladas de avena;
  • Produjo 396 mil toneladas de sandía;
  • Produjo 300 mil toneladas de cereza;
  • Produjo 198 mil toneladas de ciruela;
  • Produjo 193 mil toneladas de sorgo;
  • Produjo 187 mil toneladas de ajo;
  • Produjo 176 mil toneladas de pimienta;
  • Produjo 111 mil toneladas de albaricoque;
  • Produjo 102 mil toneladas de melón;
  • Produjo 84 mil toneladas de cereza;
  • Produjo 62 mil toneladas de fresa;
  • Produjo 35 mil toneladas de frambuesa;
  • Produjo 33 mil toneladas de semilla de mostaza;
  • Produjo 29 mil toneladas de grosella;
  • Produjo 26 mil toneladas de melocotón;

Ganadería

En ganadería, Ucrania fue, en 2018:

  • 5º productor mundial de miel, con una producción de 71,2 mil toneladas,
  • 18º productor mundial de leche de vaca, con una producción de 10 mil millones de litros;
  • uno de los 25 mayores productores mundiales de carne de pollo, con una producción de 1,2 millones de toneladas;
  • produjo 702 mil toneladas de cerdo,

Industria

Según la lista de 2019, Ucrania

  • 59ª industria más valiosa del mundo ($ 16.6 mil millones). ​
  • 46 ° productor mundial de vehículos en el mundo
  • 13 ° productor mundial de acero (20,8 millones de toneladas).
  • 1º  productor mundial de aceite de girasol . ​
  • 19º  productor mundial de vino.

Energía

En energías no renovables, en 2020, el país fue el

  • 61º Productor mundial de petróleo, extrayendo 33.500 barriles / día. 
  • 21º En la producción de carbón,más grande del mundo en 2018:
  • 34º productor de energía eólica del mundo, con 1,4 GW de potencia instalada, y el
  • 20º productor de energía solar del mundo, con 5, 3 GW de potencia instalada. 

Minería

En 2019, el país fue:

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Enlace permanente a este artículo: https://www.defensa-nacional.com/blog/?p=12735

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.