Terrorismo, dictadura represora y “EYA”

La hecatombe en España aconteció cuando una Sentencia del Tribunal de Estrasburgo conocida como “doctrina Parot”, en 24 horas, diera lugar a la excarcelación de terroristas, violadores, asesinos y la peor ralea de delincuentes, los mas para volver a las andadas, y el deterioro de la seguridad ciudadana fuera, aparte de evidente, una auténtica desdicha para los que nos jugamos la vida luchando contra los inhumanos y nefastos terroristas.

El paradigma fue otra Sentencia del mismo Tribunal de Estrasburgo, favorable en su amplitud a todos los Guardias Civiles, que tardó doce años en ejecutarse, anhelantes de derechos y libertades, que según la Constitución Española de 1.978, art.8º, no son Fuerzas Armadas, diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, por 192 votos, frente a 8 de Alianza Popular y 2 abstenciones, artículo en el que se definió los que conformaban las FAS, situándose a la Guardia Civil como Cuerpo Policial, entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (L.O. 2/1986 de 13 de Marzo), sólo dos, con el Cuerpo Nacional de Policia. No sujetos por ende, al Régimen Disciplinario de las FAS, sino en todo caso al de los Cuerpos Policiales donde no se contempla la privación de libertad, utilizada como represión para coartar derechos y libertades a los Guardias Civiles.

Antes tuve que acudir a Estrasburgo, para que se derogase la Claúsula 5, que hacía que no fuera revisable, en dicho Tribunal, el caso de ningún Guardia Civil y posterior Recurso de Amparo al Tribunal Constitucional, para que se obligase al Gobierno a llevar a cabo,el Régimen disciplinario específico de la Guardia Civil, sin las susodichas privaciones de libertad, como abuso de poder y espada de Damócles, de la Oficialidad principalmente no respetuosa con la Carta Magna.

Para esclarecer la Dictadura y represión que se sufre en la Guardia Civil basta con saber a nivel de Oficiales, deshonestos con la Constitución,los correctivos impuestos aplicando el Régimen disciplinario de las FAS, Oficial por Oficial y todo Mando que represoramente haya aplicado inadecuadamente, ilegal y anticonstitucionalmente la legislación correspondiente.

Para hacernos una idea de la labor dictatorial, represora 100%, que se lleva a cabo en la Guardia Civil, sólo hay que analizar el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), grupo de élite, cuyos miembros llegan a pasar hasta 250 dias/año fuera de su entorno familiar,establecidos en Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, Zaragoza, Pontevedra y Santa Cruz de Tenerife. Todos sus miembros sujetos a los Informes Personales de calificación del GC (los IPECGUCI), estrictos informes de cada uno y, con tres informes desfavorables,son expulsados, tras ser sometidos por los Oficiales a una dictadura encubierta ,totalmente rechazable en un Cuerpo Policial con los mas altos indices de suicidios.

Rechazable todo ello, máxime cuando vemos a los hijos de Generales llegando, paso a paso, a Generales, aunque tenga que ser pisando cuellos de superiores, como en el caso del jefe actual de la Comandancia de Madrid en vacante de Coronel siendo Teniente Coronel, desde que se cesó al Coronel de los Cobos, quitado de enmedio por cumplir órdenes expresas del Juez. Es lo que ocurre por permitirse un Estado, la Guardia Civil, dentro de otro Estado, la España democrática de derecho, que definitivamente ha de impedir que se obstruya el lento caminar de la democratización de la Guardia Civil, sin mas dilaciones ni impedimentos, sin revolución…..y sin claveles.

A echar otro pulso, viene otro nuevo sindicato policial, por la ¡¡equiparacion salarial ya¡¡ (EYA). Bienvenido.

Manuel Rosa Recuerda. (promotor UDGC, 40 años legalizado por el TC, sin número de Registro)

Es duro caer, pero es peor no haber intentado nunca subir (Theodore Roosevelt)

Compartelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email

Enlace permanente a este artículo: https://www.defensa-nacional.com/blog/?p=11698

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.